Seminario “El Tata Dios. El árbol y el bosque. Las matanzas del Tandil, enero de 1872”

    143

    El área de Extensión y Cultura de la Facultad de Derecho de Azul tiene abierta la inscripción al Seminario “El Tata Dios. El árbol y el bosque. Las matanzas del Tandil, enero de 1872” a cargo de Marcelino Irianni.

    El mismo se dictará en 2 encuentros virtuales de dos horas cada uno, los días 4 y 18 de mayo de 15 a 17 horas a través de la plataforma Zoom.

    Inscribite a través del siguiente formulario: https://forms.gle/iJPN1JKd2NXothb8A

    Arancel: $2500 para comunidad en general. Estudiantes de Facultad de Derecho UNICEN, gratis.

    Cupos limitados

    Inscripción abierta hasta el martes 25/4 a las 12 hs.

    Descargar programa

    Por consultas, comunicate por whatsapp al 2281.657201 o por mail a extension@azul.der.unicen.edu.ar

    PRIMER ENCUENTRO: jueves 4 de Mayo de 2023. (15 a 17 horas).

    a) El escenario a medio montar

    Segunda mitad del siglo XIX pampeano en el contexto mundial. La dinámica entre los dos continentes, coyunturas como nubes, procesos como trenes junto a otros con ritmo de carretas. El paisaje rural. Viejos y nuevos actores secundarios, que luego se vuelven protagónicos. Una mirada holística, una historia problema.

    Fuentes para el estudio del contexto y el caso. El sumario, primera aproximación.

    b) Cascotes sobre ranchos y capillas.

    Leva de criollos y exención a gringos a las armas. El ocaso del gaucho y la estancia extensiva, con dueños absentistas. La encíclica de Pio Nono contra los liberales y masones. La revolución industrial apretada en varias maletas. Pastores y pastores por jinetes. El fantasma del Martín Fierro recorría el sur del Salado. El relato como pasión (y periódico para analfabetos), desde Homero a los payadores pampeanos.

    SEGUNDO ENCUENTRO:  jueves 18 de Mayo. (15 a 17 horas)

    a) ¿Muerte al voleo o asesinatos planificados?

    El suceso, desde la llegada de Solané a Tandil en noviembre de 1871, hasta setiembre de 1872. La reunión en la Peñalverde. 40 o 50 criollos desconocidos entre sí y para con Pérez. Pasos al amanecer, el trote, la carrera, la calma y regreso al pueblo. Cuatro leguas. Un escenario demasiado grande para el desenlace en 100 metros cuadrados.

    b) Nuevas preguntas a viejas respuestas.

    Teros en el pueblo. ¿Gritar en la plaza e ir a matar a cuatro leguas? Ni daneses, ni italianos, ni españoles que vivían en el pueblo. La arenga de matar gringos y vascos. Viva la religión, mueran los masones. El concepto “Gringos envuelve varias etnias, pero vascos es un objetivo demasiado claro por su carácter regional.

    Un objetivo étnico u ocupacional. Carreteros y almaceneros en el norte de los asesinos. La partida de asesinos, un panadero (diente de León) que se deshace por el camino.

    El juicio. Las preguntas y respuestas. Los ausentes. Las pruebas para esclarecer el episodio. ¿Todas las pruebas? Ni Santamarina ni la viuda de Jacinto Pérez (¿por ser mujer?) fueron citados. Teófilo Urraco, teniente alcalde, no menciona que se llevó el libro de cuentas del almacenero y acopiador Juan Chapar. Santamarina nunca explicó por qué en su estancia había medio centenar de caballos frescos para los asesinos.