Comunicado: Colectivo de Artistas Autoconvocades de Azul

    159

    La realidad, algunos hechos que la componen, dicen y de manera más explícita  y nítida que mucho de lo que, en ocasiones, desde este Colectivo podemos expresar. Y hechos como el que tomó forma el sábado por la noche duelen por el abanico de posibilidades que proyectan a la vez que, aunque parezca remanido, invitan a no desalentar una propuesta, una lucha, como la que este grupo viene sosteniendo desde hace unos tres meses.

    Cuando cedió la tabla podrida sobre la que Sergio Ojeda estaba parado, cayó unos 4 metros hasta dar con el suelo. El músico estaba a punto de comenzar el recital junto con Offshore, la banda de la que es bajista, en el marco del Rock al Centro, festival que organiza el Municipio de Azul. Una ambulancia lo asistió y terminó hospitalizado unas horas, hasta que se confirmó que lo suyo eran heridas leves.

    La responsabilidad es del Municipio. Nadie pudrió esa madera a propósito para que el músico cayera, pero el no mantenimiento acorde de las instalaciones, la carencia de condiciones mínimas de seguridad para cada participante y asistente hacen que las no malas intenciones de nadie no sirvan de mucho. Ojeda pudo haber sufrido mucho más daño del que sufrió, y de no haberle tocado a Sergio hubieran podido ser músiques, bailarinxs de Diversos, artistas invitades a realizar su performance durante el show de Offshore, sonidista, asistencia de escenario, fotógrafes, incluso integrantes de la mismísima organización. Y si la suerte estuvo echada para tantos y tantas, es porque igual de amplia son la responsabilidad y la desidia.

    El petitorio que dimos a conocer (en mano a integrantes del Ejecutivo y de manera pública) abordaba cuestiones afines, reclamaba condiciones dignas de expresión artística. “Condiciones digna” es un concepto amplio, puede que sí, pero seguro que incluye un aspecto fundamental: que tu vida no corra peligro al subirte a un escenario a tocar con tu banda.

    El techo del museo López Claro, el escenario del Complejo Cultural San Martín, las goteras están causando mucho daño en la cultura azuleña. Llueve en la gestión municipal, torrencialmente. Exigimos respuestas, acciones abarcativas, basamentales y urgentes, y responsabilidades que dejen de ser anónimas. Todes sabemos quién es el músico que casi se mata, pero pocos pueden ponerle nombre a quien tiene la responsabilidad de sus lesiones.

     

    Colectivo de Artistas Autoconvocades de Azul

    Compartir

    No hay comentarios