Cine en López Claro

    198

    JUEVES 9 A LAS 20.00hs en Museo López Claro, en adhesión a la Semana Cervantina / Democracia y Diálogo / 40 años de cine en democracia: 1983-2023.

    El cine argentino ha recorrido cuatro décadas desde el inicio de la democracia y cada una de ellas manifestó las realidades del contexto. Salvo contados años y títulos, sólo una minoría de su producción alcanzó verdadero éxito en las salas. Centenares de películas han conocido un destino de olvido y algunas, a pesar del reconocimiento crítico y andadura en festivales internacionales , continúan siendo desconocidas para la mayoría de los cinéfilos argentinos, siempre gustosos de apreciar más el toque extranjero de calidad y compromiso artístico.

    «EL ARTISTA» es una de ellas: en la escritura fílmica y dirección se encuentra una dupla de hombres, casi un fenómeno a nivel global. 

    Cohn y Duprat alcanzan reconocimiento nacional e internacional a partir de su segundo trabajo en conjunto: EL HOMBRE DE AL LADO (2009) y deberían pasar muchos años hasta el éxito de EL CIUDADANO ILUSTRE (2016) y MI OBRA MAESTRA (2018). Después de la excelente y revulsiva COMPETENCIA OFICIAL (2022) en coproducción con España, los cineastas se han incorporado al formato de series para plataformas con EL ENCARGADO (2022) y acaban de estrenar «NADA (2023) donde la breve colaboración del noretamericano Robert de Niro no hace más que incrementar el interés  de los espectadores. Dos nombres fundamentales del cine argentino de las últimas dos décadas  que nos sirven para recordar el enorme talento de nuestros cineastas a la vez que definen y forman parte de un grupo con intenciones más allá de la pura comercialidad.

    «EL  ARTISTA» / Argentina- 2008) / Dirección Mariano Cohn y Gastón Duprat / Interpretes Sergio Pángaro, Alberto Laiseca, Andres Duprat y la colaboración de León Ferrari y Pedro Roth / Color / Versión original sin subtítulos / Duración 1h.30minutos / Síntesis: Jorge Ramirez es un enfermero que atiende a un paciente muy especial, Romano, que pinta sin detenerse y aparentemente sin ser consciente de la calidad de su obra. Jorge descubrirá las mieles de hacerse pasar por el autor cuando muestre las obras en el circuito de arte contemporáneo de la ciudad de Buenos Aires. Una obra que mira con lucidez y acidez los entretelones de un mundo desconocido para la mayoría de la gente. La ferocidad de la mirada de unos artistas sobre el accionar de otros y los séquitos que les acompañan.