AMÉRICA RESPIRA DE PONCIANO CÁRDENAS

    853

    El domingo 25 a las 19:30 inaugurará en Oliva Drys espacio de arte, calle Prat 675, la exposición del reconocido artista Ponciano Cárdenas Canedo. En su quehacer plástico se destaca como muralista, pintor, escultor, dibujante, grabador y ceramista pero, sobre todo, por su profundo compromiso con la identidad latinoamericana. Referente ineludible del arte, el artista estará presente en nuestra ciudad.

    El carácter de mi obra corresponde a mi pensamiento y mi identidad. Soy un hombre americano. No puedo dejar de representar a mi tierra. Con este concepto, sostenido por un trabajo de más de setenta años y en su quehacer una producción de más de seis mil obras, el artista de 91 años de edad estará inaugurando una exposición en Oliva Drys espacio de arte. Con esta muestra la sala de arte local culmina sus actividades correspondientes al 2018.

    Ponciano Cárdenas Canedo tiene en su arte abordar la compleja temática latinoamericana. Y sentencia: Ser uno mismo, porque es la identidad la que uno debe imponer, y sostener. A mí siempre me interesó la pintura latinoamericana. En el arte un pintor elije los colores de acuerdo a sus sentimientos, en el caso de Latinoamérica muchos pintan con colores brillantes, porque pintan la superficie. A mí me interesa el contenido. Me han dicho que América está llena de color pero yo creo que América no es color sino dolor. Si uno viaja y observa realmente se da cuenta que hay sufrimiento, que hay una tremenda tristeza y eso es lo que trato de representar. Me interesa el contenido, lo que el pueblo siente. Eso me conmueve. Yo no puedo manejar al sentimiento, yo manejo la forma. Ahora yo puedo poner mucho color, pero luego se transforma en opaco. El arte no se maneja con la mente.

    La obra de Ponciano Cárdenas se encuentra cargada de significado, cada uno de los elementos plásticos que construyen sus composiciones responden a un símbolo. Dentro de ellos, podríamos citar a sus soles, toros, perros, halcones, la familia y los hijos, el paisaje del altiplano, de América. En todos los casos estos símbolos hacen referencia a la exteriorización de su identidad, su historia. Un punto a destacar es el tratamiento que recibe la figura de la mujer en relación a la maternidad, o mejor dicho a la fertilidad en referencia a la madre tierra. La mujer como símbolo lo inspira y emociona, así podemos observarlo en “El muro de los partos” de 1981, obra donada por el artista al Museo López Claro en 2006.

    En su obra podemos observar el gran compromiso que siente un pintor con sus orígenes. Ponciano pinta lo que siente, pinta su identidad. Su trabajo es materia y espíritu lleno de misterio. Reconocida es su tarea docente y directivo de la emblemática escuela de arte Prilidiano Pueyrredón, su taller en el barrio de Almagro sigue siendo un lugar donde se enriquecen estudiantes y aquellos que buscan en el arte un sentido plástico, de plasmar un contenido. Sobre ese trabajo que lo ha marcado durante su vida dice: El único consejo que le doy a todos los estudiantes es que: “Aprendan el oficio”. Porque lo primero que hay que saber es el ABC de la práctica, lo demás es sentimiento.

    Cárdenas ha recibido destacados premios y ha realizado exposiciones tanto en nuestro país como en el exterior. A los 91 años sigue produciendo obra cargada de identidad y dramatismo. Él nos relata con gran sencillez la lucha de un hombre del altiplano que ha tomado grandes decisiones. Ponciano trabaja incansablemente defendiendo a sus orígenes, su historia, su vida. Él considera que “América” es el centro cultural del mundo y a través su obra nos expresa su sentido.

    En 2005 una escultura suya, talla en madera de un Quijote de 4 metros de alto, fue emplazada en Hamburgo, Alemania. Son muchos los países en que museos, instituciones culturales y colecciones privadas, tienen en su acervo obras de este artista nacionalizado argentino en la década del 40.

    Se invita a la comunidad a acompañar a este sentido homenaje a la trayectoria de un artista que nació en Cochabamba, Bolivia en 1927, nacionalizado argentino en la década del 40 y que su obra, reconocida en el mundo, fue desarrollada en Argentina.

    La obra de Ponciano Cárdenas es inmensa, testimonial, arrolladora. Desde su silencio, desde su mirada interior, nos transmite la fuerza de la tierra. Sin dogmatismo, sin resentimiento, sin melancolía. Es pasión, energía y color.

    El maestro que nació en 1927, se define como escultor, pintor, dibujante, muralista y ceramista. Su arte posee una fuerza singular. Cárdenas afirma que un artista sólo pinta o esculpe lo que más conoce.
    Héctor Borda, dijo de él: (…) Parecería que viene del tiempo, que viene agobiado de tiempo, con carga de misterio, de magia y secretos insondables. Parecería que pasó toda su vida atrapando soles, atrapando lunas. Parecería que se da a la tarea de hilar finito todos los silencios en una pushka de colores.