CINE EN CÍRCULO MÉDICO MIERCOLES 12-09-/ 20.00HS

    138

    Esta obra gozó de aprobación mayoritaria en el momento de su estreno y hoy, cuatro décadas mas tarde, se mantiene como  referente de su época y es ya un Clásico del cine de Hollywood. Del mejor, para mayor dato. Realizada en un tiempo especialmente convulso en la Historia de EE.UU, con el final de la Guerra de Vietnam , el escándalo Watergate (que llevó a la dimisión de su presidente Nixon) y el amanecer de una situación energética global marcada por el Petroleo (su precio y su ubicación geográfica) definieron todo el estado animoso de una sociedad. La película resultó transgresora porque hablaba de un tema tabú en Hollywood: el Macartismo, el tiempo de las listas negras (años 50′), que integraban simpatizantes con ideas de izquierda, muchos de los cuales acabaron en la cárcel por el solo motivo de creer en ellas  y defenderlas, en un clima mas propio de un Totalitarismo que de la República que la nación decía ser.. El que estuviera protagonizado por dos de los mayores astros cinematográficos (ya clásicos también) favoreció su “digestión” por las plateas globales. Los años setenta fueron años de enorme crisis, similar a la cantidad de creatividad y talento que inundó la cinematografía de la década. Cuando parte de la Historia del país fue revisitada por los creadores desde diferentes campos del Arte y la Cultura. Así, el propio escándalo Watergate, donde el Gobierno en activo espió a la oposición con el uso de micrófonos ocultos en sus habitaciones privadas, fue mostrado en “Todos los hombres del presidente” (1976) o la Guerra de Vietnam en títulos memorables como ” El Francotirador” (1977) , “Regreso sin Gloria” (1978) o “Apocalypse Now” (1979).

    Katie y Hubbell, los protagonistas, comparten muchos años de vida y el film los muestra en cuatro etapas de ese tiempo (¿fueron realmente felices como afirma el título argentino, que no original del film?): cuando se conocen en los estudios a finales de los años treinta, durante la Segunda Guerra Mundial en sus actividades en Nueva York, en Hollywood donde él triunfa como guionista y finalmente en la Nueva York de finales de los cincuenta cuando se vive la etapa final del relato. Ella es de origen judío, pobre, con ideas cercanas al marxismo, militante activa en las causas de los desfavorecidos y él es rubio, apuesto, de buena familia y representa el ideal blanco y conservador de la Sociedad. Sin embargo se atraen: son compañeros de estudio, novios, matrimonio y también fracaso. Las diferencias ideológicas acaban marcando la vida en común y una grieta enorme (hoy seguimos igual) se produce entre ambos. El amor no basta para sostener las estructuras que los humanos construimos para estar cerca. La conflictividad exterior afecta a los personajes (también seguimos igual).

    Dirigida por Sidney Pollack (1934- 2008), realizador muy irregular, cuya carrera va desde el debut exitoso en 1965 con el film “Con la Vida en un Hilo” hasta ” Äfrica Mía” (1985) , con dos décadas de triunfos ( “Baile de Ilusiones” (1969), “La ley del Talión” (1973), “Los tres días del Cóndor” (1975), “Tootsie” (1982)) que acabaría en una larga decadencia hasta 2005 cuando firma su último trabajo (“La Intérprete” con Nicole Kidman y Sean Penn). En esta ocasión, el realizador alcanza lo mejor de si mismo y nos deja una película plena de emociones y lucidez. También actor ocasional, Pollack colaboró con Robert Redford dirigiéndolo en  seis ocasiones a lo largo de su trayecto. El actor, que también es realizador ( 9 largos hasta hoy) alcanzó el reconocimiento (tras un largo tiempo como figura de televisión y secundario de cine) cuando protagonizó junto a Paul Newman el western “Butch Cassidy” (1969) que lo convirtió en una de las grandes figuras al responder a los misteriosos criterios de estrella que rara vez se alcanza en el Cine. Su nombre integra hoy la escasa lista de nombres verdaderamente inmortales. Con un aspecto físico envidiable, el actor participó en films generalmente comprometidos con la realidad socio-política de su nación. A la que ama y critica por igual en sus trabajos delante y tras la cámara. Barbra Streisand (1942), como ambos, también es actriz y directora, pero por sobre todas las consideraciones, propietaria de una de las grandes voces de la historia de la música popular norteamericana. Iniciada como cantante en el mundo de los locales nocturnos newyorkinos, alcanza pronto notoriedad en los escenarios teatrales de la ciudad y en 1968 protagoniza su primer film (adaptación de su éxito teatral) “Funny Girl” junto a Omar Sharif, labor por la que gana el Oscar a la mejor actriz y se convierte en una de las pocas divas de los setenta junto a Jane Fonda y Faye Dunaway. Su carrera cinematográfica es breve en títulos pero continua en el tiempo, cuando de tanto en tanto regresa a la pantalla.

    “NUESTROS AÑOS FELICES” (The way we were, 1973) 7 EE.UU / Director Sidney Pollack / Intérpretes Robert Redford, Barbra Streisand, Bradford Dillman, Viveca Lindfors, Patrick O’Neal, Lois Chiles / Color / Hablada en inglés con subtítulos en castellano / Duración 2 hs.

    Compartir

    No hay comentarios